Bienvenidos

El por qué de nuestro nombre"francistico"

La persona de francisco de Asís siempre es motivo para la búsqueda de la reflexión, la paz, el bien, la tolerancia y otros valores correspondientes a esta espiritualidad. El blog se te ofrece sin distingos ni discriminaciones religiosas, políticas, étnicas y otras. Es para todos y todas. francistico es el paso en construcción de una andadura del pobrecillo de Asís desde nuestro suelo costarricense. Ven caminemos juntos, marcando pasos y dejando huellas de un caminar franciscano a lo"tico".


Las páginas sugeridas como material para consultar no siempre corresponden al criterio de este autor. Ellas son instrumentos para propiciar el debate y la reflexión; de manera que puedas aportar tus opiniones y reflexiones; permitiéndo la profundización de cada tema abordado.



En las siguientes imágenes se representan temas por exponer...¿cuál será tu aporte?

En las siguientes imágenes se representan temas por exponer...¿cuál será tu aporte?

abril 12, 2010

LA CRISTIANDAD: HISTORIA Y ESPACIO GEOGRÁFICO.

Se denomina cristiandad al conjunto de fieles cristianos (1). Y para comprenderla es necesario ubicarla en cada momento histórico con su entorno socio-cultural, su tiempo, espacio geográfico, culto y de vida de fe donde ella se desarrolla y expresa. Es importante tomar en cuenta que hablar de la Iglesia y su historia es referirse a la cristiandad, porque ella vivió, promovió y promueve el cristianismo.
La cristiandad: fraternidad-comunidad.
En la antigüedad se establecía como norma que cada pueblo tenía su religión y cada religión su pueblo; pero esta norma se comienza a transgredir con la aparición de movimientos mitad filosóficos y mitad religiosos que fueron selectivos en la admisión de adeptos. En los comienzos del cristianismo el estoicismo acogía a intelectuales distinguidos; la religión de Mitra a soldados; el gnosticismo a personas amantes del autocontrol, que se abstenían de actividades sexuales, carne de animales y vino. En contraposición, la Iglesia recibía a personas de diversas condiciones y oficios, incluídos los militares; en ella no son muchos los adinerados e intelectuales, y aunque se le percibió como opositora al Estado (Roma) y anarquista, opositora de las creencias de la época, no lo era; aunque rechazaba el culto al Emperador. Se trata más bien de una Iglesia doméstica, que se reúne en casas de habitación o comprada que celebra ágapes y finalizan con la eucaristía. Ella nace del movimiento de Jesús de Nazaret y va realizaando su misión en diversidad de ministerios (Cf. Cor 12,27-30).
En este modelo de cristiandad las mujeres guardan algo de protagonismo, la fe en Jesús no admite discriminaciones: esclavos y libres conforman una gran familia; la mesa del altar está en medio y los creyentes en su entorno, es decir: No existen barreras entre "dirigentes-creyentes" (los revestidos de autoridad para ejercer ministerios, sobre todo quienes presidían los ágapes, la predicación y la eucaristía). Durante este período no existe una definición de la Iglesia desde la base de su argumentación, producto de una reflexión metodológica y sistematizada que siglos después se llamará Eclesiología; ella se concebirá como misterio, mediante imágenes como: pueblo de los convocados, cuerpo cuya cabeza es Cristo, templo de Dios, esposa de Cristo, "casta meretriz": "prostituta casta" (términos usados por los Padres de la Iglesia, en alusión a Rajab del Antiguo Testamento que aplican a la Iglesia), barca de Pedro y Mysterium lunae (signo de la luna), entre otras. Quienes se hacían cristianos lo hacen por convicción por una etapa doctrinal llamada catecumenado.
El aumento de fieles y su atención en lo espiritual y las necesidades humanas van a favorecer el paso de agrupaciones reducidas a comunidades debidamente estructuradas y ligadas entre sí por sus ministros, conformando un organismo único y universal. En este ambiente de "catolicidad y unidad" surge la tradición eclesíastica y lo primeros pasos de la Iglesia particular romana de ir más allá de la conciencia fraterna solidaria: el primado de Roma.
La acción misionera de la Iglesia de los años 311-324 produjo dos peligros:
 
1. Conversiones por oportunismo.
2. Tentación de emplear medios y métodos para lograr la profesión cristiana mediante la presión y la violencia.
 
Constantino funda en el 330 Constantinopla, acentadad en Bizancio (antigua colonia griega que dará nombre al futuro imperio). A mediados del siglo V casi todo el imperio romano se sentía cristiano, aunque existían grupos paganos en condiciones desfavorables hacia el interior del imperio, particularmente los grupos germanos y la situación de los judíos. Se destaca la acción misionera realizada por obispos y monges en Egipto, Palestina, región nor-oriental de Arabia (Mádaba y Garasa), en la sur-oriental (meridional) los misioneros cristianos compartieron la religión con misioneros judíos procedentes de Palestina. Hacia el final de este siglo se da la caída del imperio romano de occidente y se establece el primer reino bárbaro en Italia y la caída de Roma delimitó la caída del mundo antiguo. Antioquía extendió su acción misionera en Arabia, India y regiones del interior asiático. En regiones europeas del Danubio, los Balcanes, Tracia Central y Septentrional, se desarrolla la acción misionera destinada a la conversión de las tribus godas (2).
La cristiandad imperial- medieval.
La imagen del imperio predomina en la Iglesia a lo largo de la Edad Media, destacándose la violencia militar; pasándose ahora al luchador de la fe. La conciencia de padecer y morir se transforma en la disposición de combatir y matar por la fe. Por razones históricas: Edicto de Milán (313) y Tesalónica (380), el cristianismo pasa de ser la pequeña grey a la Iglesia Universal; coincidiendo con el mapa político y geográfico del imperio romano. Consecuentemente, los templos paganos se convierten en templos cristianos y los obispos asumen la condición de funcionarios del Estado, entre ellas: distintivos de senadores, títulos y privilegios.
La actuación y victoria de Constantino son, para Eusebio de Cesarea, cumplimiento de promesas bíblicas y victorias del reino de Dios. Así, Constantino El Grande autorizó el ejercicio del cristianismo y Teodosio El Grande (313) la declaró religión oficial. En este período el Papa obtiene el rango imperial y el emperador aspira a uno similar en la Iglesia. Se ingresa a la Iglesia en masa o por nacimiento y no por la decisión de la fe y los sacramentos. Surge un nuevo modelo de cristiandad que se extenderá a lo largo de la Edad Media, se trata del pueblo de Dios que pasa a ser pueblo de Dios cristiano comprendido como realidad cultural, sociológica y política, es la Iglesia que se considera así misma como "Señora y Emperatríz". En este período existe el clero como separado que dirige al resto de la Iglesia, aparece la división entre Iglesia docente e Iglesia discente, se acentúa el ambiente dominante patriarcal que hace que las mujeres disminuyan su protagonismo; existen cristianos que abrazan la fe, más por presión social que por convicción. Dentro de este marco histórico la herejía y la apostasía propiciarán reflexiones que contribuirán a conformar principìos y normas, un cuerpo doctrinal nacido de la reflexión del mensaje de Jesús ante situaciones filosóficas y teológicas provenientes de la Antigüedad y de las nuevas emergentes de cada diverso contexto sociocultural e histórico de este período, propiciando una reflexión sistemática, filosófica y teológica que irá conformando la eclesiología y documentos orientadores para la vida de los creyentes.
la Iglesia se convierte en depositaria de los valores culturales del imperio romano, aún después de su destrucción e hizo menos crueles las costumbres de los reyes de los pueblos bárbaros; llegó a tener un gran poder económico y social durante la Edad Media: acumulación de tierras (producto de donaciones de sus fieles) y producción de las mismas; obtención de riquezas mediante diezmos y penitencias, permitiéndole la construcción de templos majestuosos. También fue mediadora de conflictos entre reyes y señores feudales; además la excomunión (privación de los sacramentos y supresión de las iglesias y cultos de su territorio), por lo que era un arma para someter a los reyes. Como consecuencia causaba pavor entre la población. Algunas de sus características positivas fueron: la creación de hospitales, centros de caridad, llevar censos poblacionales y la creación en agrupaciones de monjes (dedicados a la oración, trabajos manuales y estudio en los monasterios y conventos. Aparece en el siglo XII la ciencia canónica como disciplina y las disputas entre el papado y los reyes o emperadores que propiciaron la elaboración de una eclesiología de los poderes y derechos de la Iglesia.
El surgimiento de las órdenes mendincantes: franciscanos y dominicos, surgen como una respuesta y especie de reforma ante la corrupción surgida en la Iglesia y de la sociedad, de un acercarse al pueblo. Es salirse de los conventos, abadías y monasterios para acercarse aún más a los fieles y brindarles atención directa, fuera de sus muros, de las paredes y fortificaciones o monsterios donde habitan (3).

La estructura feudal en la Edad Media.
Con la división del imperio Carolingo, el poder de los monarcas se fue disminuyendo y acrecentándose el de los nobles, debido a las contínus invasiones de normandos, musulmanes, eslavos, húngaros y mongoles. Los súbditos que no confiaban en monarcas que no podían garantizar su protección, la buscaban en los marqueses, duques y condes; consolidándose el poder de la nobleza y dando origen al feudalismo. Así, desde fines del imperio romano los pequeños propietarios fueron desapareciendo y quedaron encomendado a terratenientes, que les proporcionaban terras para su explotación, a cambio de entregarles la produccion. Este tipo de relacion se dio entre propietarios de tierras y sus siervos.
Los caballeros medievales recibían tierras por servicios prestados al monarca; comprometiéndose acompañarlo en las batallas y defender sus territorios, que recibieron en el siglo XI el nombre de feudos, y sus dueños (los señores feudales) adquirieron más poder, de manera que administraban la justicia, reclutaba tropas, cobraban tributos, acuñaban monedas, declaraban la guerra y firmaban la paz. consecuentemente el feudo se convirtió en un centro económico suficiente. Los siervos eran vasallos, que podían serlo de otro señor o del monarca y estaban obligados a prestar servicio militar y acompañar a su señor a la guerra. Para realizar el pacto de vasallaje, el vasallo se arrodillaba ante su señor y le juraba fidelidad y acatamiento, luego cedía sus propiedades simbólicamente mediante la entrega de una rama, un terrón o un cetro. El Señor, transformado en dueño de los bienes, los devolvía a su vasallo en calidad de feudo. El feudo, residencia del noble y su familia, estaba formado por el castillo rodeado de tierras y aldeas comprendidas en ese territorio. También estaba una parte de las tierras que era la reserva señorial, trabajada por siervos al servicio del señor y otra se arrendaba a colonos que entregaban parte de sus cosechas como pago. También se daban en feudo derechos, aduanas y usufructos.
Si en el antiguo imperio romano o estado de funcionarios el peligro era que la Iglesia fuera incorporada a la jerarquía administrativa y que lo obispos se convirtieran en empleados estatales (como ocurrió con la Iglesia bizantina), lo mismo pordría ocurrir en la occidental en cuanto que los obispos, abades y párrocos pasaran a ser vasallos de los señores feudales. Cuando el señor feudal daba una iglesia como feudo a un sacerdote, éste se convertía en su vasallo; a estas iglesias se les llamó propias y superaron en número a las exentas de relación feudal; lo mismo ocurría con los monasterios, cuando el fundador entregaba un monasterio construído por él en feudo a algún abad y a sus sucesores. Los príncipes llegaron a considerarse como señors feudales de los obispos (sobre todo en Alemania, donde la mayoría de sedes episcopales fueron fundadas y dotadas por reyes). Esto favoreció que personas inadecuadas entraran en posesión de una jurisdicción eclesiástica, por haberse mostrado servicial al señor, o porque éste esperaba contar con sus servicios (4).

__________________________________________________


1. Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado, 1979.
2.Cf. Miguel Picado Gatjens. Material complementario del tomo 1 "Para leer la historia de la Iglesia de los orígenes al siglo XV" (Jean Comby). Historia de la Iglesia 1. Edades Antigua y Medieval. 2002. pp. 65-74.
Cf. 1Cor 1,26-28.
Cf. José Uriel Patiño F. Historia de la Iglesia. La Iglesia: comunidad e institución protagonista de la historia. Tomo 1. San Pablo. Bogotá, 2001. pp.117-119.
3. José Uriel P. Op. Cit. pp.223-325.
4. Ludwig Hertling, s.i. Historia de la Iglesia. Editorial Herder. Barcelona. 1989.

3 comentarios:

  1. El profesor Jose Uriel Patiño es muy conocedor de estos temas en historia religiosa, muchas gracias por este aporte

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante ir atando cabos , despues de todo no es un solo punto sino varios los que se unen entre si para redescubrir la historia humana.

    ResponderEliminar